Fotografía, Pintura

DAVID WOJNAROWICZ: EL ACTIVISTA FURIOSO

Autorretrato David Wojnarowicz

David Wojnarowicz nació en Nueva Jersey en 1954. Fue un artista polifacético, que se atrevió con la pintura, la fotografía, la literatura o el cine como una manera de exorcizar sus demonios personales, tan conveniente como desafortunadamente alimentados a lo largo de su infancia y adolescencia. El Museo Reina Sofía de Madrid ofrecerá una exposición sobre su obra desde el 29 de mayo de 2019 hasta el 30 de septiembre.

Una infancia infeliz

El artista y sus hermanos eran continuamente maltratados por su padre, que acusaba una dependencia severa al alcohol. Tal era el grado de las palizas y el acoso psicológico al que les sometía que una vez les sirvió de cenar el conejo que tenían como mascota. Con semejante panorama, no es de extrañar que David decidiera abandonar Nueva Jersey para trasladarse a Nueva York a los dieciséis años. Allí ejerció la prostitución para mantenerse, frecuentando el puerto como zona habitual de cruising de la comunidad gay en una época en la que era más peligroso ser homosexual: el índice de agresiones era mayor. Allí hizo sus primeros trabajos, en los muros de los muelles, que desaparecieron a lo largo de los años 80. Llegó a ser víctima de violación y huyó de un psicópata que lo había amenazado con un cuchillo.

En un viaje a París para visitar a su hermana, pudo ver fotografías de Rimbaud, a quien admiraba, y gracias al que haría una serie de fotografías que se llamarían The Rimbaud series (1798-1979). Estas consistían en imágenes de sus amigos y amantes con una careta del poeta realizando acciones de lo más diversas: comiendo en una cafetería, cogiendo el metro, paseando por los muelles o masturbándose en la cama. El artista realiza un paralelismo de su vida con la del poeta francés: los abusos de su infancia, su homosexualidad, la privación de libertad, etc. Casualmente, ambos artistas morirían a la misma edad.

Rimbaud

Su relación con Peter Hujar

Wojnarowicz tuvo los más variados trabajos, pero nunca acababa de encajar en ninguno. Su ansias de libertad, ausencia de respeto por la autoridad y su capacidad creativa le llevaba a ser despedido de la mayoría. A los veintiséis años conoció a Peter Hujar, un fotógrafo muy conocido en los ambientes underground de Nueva York, que le sacaba veinte años. Se convirtieron en pupilo y mentor, pero también en amantes. Los que conocieron a la pareja solían decir que no necesitaban comunicarse con palabras. Su relación fue corta, sin embargo, llevó a convertirlos en amigos. Peter Hujar dreaming (1982) es una muestra de la fuerte influencia que ejerció el fotógrafo en su arte. En 1987, Peter Hujar muere a los cincuenta y tres años de edad, víctima del SIDA. David ya era un activista destacado, pero su acción se radicalizó aún más tras el fallecimiento de su amigo. Criticaba la inepta gestión del gobierno en un asunto tan importante como fue el tratamiento de la pandemia.

Peter Hujar Dreaming

Paulatinamente, el artista fue convirtiendo su obra en un alegato contra aquello que le parecía mal, como la codicia estadounidense, el imperialismo o la violencia. Naturalmente, su homosexualidad y su infancia jugaron un papel destacado en sus manifestaciones artísticas, como podemos observar en la obra One day this kid (1990), realizado para una retrospectiva de su obra. Una fotografía suya de cuando era un niño, vestido a la moda de los años 60, se recorta en un fondo blanco repleto de frases que anuncian la violencia que ese niño sufrirá durante su vida. Una de ellas dice que «ese niño un día hará algo que hará desear su muerte a hombres que llevan hábitos de curas y rabinos». De hecho, él era de la opinión de que, si el SIDA te mataba, era porque Estados Unidos quería verte muerto (recordemos que se consideró, en un primer momento, que el virus solo afectaba a la comunidad homosexual, llegándose a renombrar como la enfermedad rosa).

One day this Kid

La polémica de 2010

En el año 2010, el National Portrait Gallery, museo que forma parte del Smithsonian, retiró una película del artista en la que se veía un crucifijo cubierto con varias hormigas. La presión de grupos católicos, que consiguieron censurar la obra, dio la razón a Wojnarowicz: para él, las hormigas eran símbolo de la esclavitud y la guerra, emblemas de la humanidad. La retirada del vídeo fue otro ejemplo más de lo que el artista denominaba el «mundo preinventado»: control del gobierno, falsa espiritualidad y falsedad histórica. Numerosas protestas criticaron la medida, siendo una de las razones esgrimidas, la de que se trataba de un uso legítimo de la imaginería.

David Wojnarowicz murió a los treinta y siete años de edad, en 1992.

 

Bibliografía

Smallwood, C. (7 de septiembre de 2018). The Rage and Tenderness of David Wojnarowicz’s Art. New York Times Magazine. En: https://www.nytimes.com/2018/09/07/magazine/the-rage-and-tenderness-of-david-wojnarowiczs-art.html

Hontoria, J. (22 de agosto de 2018). David Wojnarowicz, el mundo desde las tripas. El Cultural. En: https://www.elcultural.com/noticias/arte/David-Wojnarowicz-el-mundo-desde-las-tripas/12437

Museo Reina Sofía

Fotografías:

Rimbaud Series: Museo Reina Sofía (Cortesía de PPOW Gallery, Nueva York y Estate of David Wojnarowicz)

Autorretrato, Peter Hujar Dreaming y One day this Kid: Whitney Museum of American Art.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s